Make your own free website on Tripod.com

TRANVIAS PORTEÑOS

Tranvías CATITA PCC

Home
Accidente en el Riachuelo
Cerveceros BAyQ
Clasicos del Puerto
Eléctricos del Sud 4 ejes
Lacroze clásicos
Lacroze suburbanos
Los Dick Kerr Anglo
Los UEC 1600 Anglo
Tranvías Belgas Anglo
Tranvías Caseros Anglo
Tranvías CATITA 36-40
Tranvías CATITA PCC
Tranvias tipo Vail
Tranvias tipo Tassara
Tranvias tipo Estomba
Tranvias tipo F.M.
Tranvias del Urquiza


Uno de los prototipos PCC de CATITA para el Anglo.


Con nueva numeración en la CTCBA y la banda en "V"


Uno de los tres prototipos del imperial de CATITA.

A fines de la década de 1930 se hacía evidente la obsolecencia del material rodante tranviario en servicio en la ciudad de Buenos Aires, y la consecuente necesidad de incorporar nuevos diseños que incluyeran los adelantos propios de la década que estaba por iniciarse.
Quizás entendiendo éste concepto, la Compañía Tramways Anglo Argentina puso en servicio dos coches prototipos con un novedoso diseño de carrocería; los mismos se numeraron inicialmente 101 y 102 y fueron construídos por la Compañía de Talleres Industriales de Transportes y Afines (C.A.T.I.T.A.) en 1938.
Se trataba de unidades operadas con pedales, del denominado tipo "PCC" utilizado exitosamente por los norteamericanos, y se anunciaban como los pioneros de una nueva generación de tranvías que en breve comenzarían a construírse, pero meses después las empresas tranviarias pasarían a integrar la "Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires" (CTCBA), y sólo existirían éstos dos prototipos que serían renumerados por el nuevo ente como 1191 y 1192.
Tenían una longitud de 10,40 metros y un peso de 10,5 toneladas estando equipados con 40 asientos y pintados de color amarillo marfil.
A éstos prototipos se agregarían en 1942 otros tres introducidos ya por la Corporación, y también construídos por C.A.T.I.T.A. los números 371 al 373 también del tipo "PCC" pero ésta vez de dos pisos, reeditando a los antiguos coches "imperiales" que circularon en los primeros años del siglo XX.
Estos tenían una longitud de 11 metros y pesaban 20,4 toneladas, estando dotados de un total de 72 asientos. Su altura total era de 4,72 metros.
Al comienzo de los años cincuenta con el transporte nacionalizado, éstos nuevos "imperiales" fueron retirados del servicio, en tanto que los CATITA PCC 1191 y 1192 llegaron a los últimos días del tranvía porteño, luciendo el color aluminio.